Por qué salen manchas en la cara

Es habitual ver en los editoriales de moda y belleza imágenes de rostros perfectos. Con una textura y un color uniforme, impecables, sin ningún tipo de mancha, como si estuviesen recién salidos del vientre materno. Pero la realidad es que esta perfección suele ser fruto del ya archi-conocidísimo Photoshop, porque si te miras al espejo es muy posible que localices al menos una pequeña manchita en el rostro, que no sabes muy bien desde cuándo está ahí.

En la entrada de esta semana te hablamos de las manchas que aparecen en nuestra cara, que además pueden aparecer o no en otras zonas de nuestro cuerpo, de su origen y sus principales características.

El color de la piel

El color de la piel viene determinado por un pigmento llamado melanina, que también es la responsable del color de los ojos y del cabello. La melanina se produce por unas células llamadas melanocitos que se encuentran en la capa basal y en el folículo piloso. Al mecanismo de producción de melanina se le llama melanogénesis.

Los melanocitos generan unos orgánulos, los melanosomas, dentro de los cuales se produce la síntesis de la melanina a partir del aminoácido tirosina. Estos melanosomas, cuando están llenos de pigmento -melanina- son transferidos a los queratinocitos epidérmicos, que, como su propio nombre indica, son las células de la epidermis encargadas de la producción de la queratina. Estos queratinocitos migran hasta la capa córnea (la capa más superficial) con el pigmento dentro, confiriéndole así a la piel un color u otro.

Las pieles oscuras contienen un mayor número de melanosomas, y los que tienen son de mayor tamaño y contienen mayor cantidad de melanina en su interior. Además, presentan una degradación más lenta que las pieles claras.

¿Qué es una mancha?

Antes de entrar en materia, vamos a comenzar por lo más sencillo: aclarar qué es una mancha.

Una mancha es un área, mayor o menor, donde el color de la piel es irregular con partes más claras o más oscuras. Es decir, es una zona de la piel que está más o menos pigmentada, con mayor (hiperpigmentación, manchas oscuras) o menor (hipopigmentación, con manchas claras) producción de melanina.

Las manchas pueden aparecer en la cara y/o en el resto del cuerpo, dependiendo de la causa que las origine.

Hiperpigmentación

Como hemos dicho en el apartado anterior, la hiperpigmentación aparece cuando hay un exceso en la producción de melanina, originando manchas oscuras, amarronadas.

Hay distintos tipos de manchas hiperpigmentadas, algunas se producen por un aumento en el número de melanocitos y otras por un aumento de la melanina, sin variar los melanocitos. Enumeramos algunas de las principales:

 

Pecas

También llamadas efélides, son manchas pequeñitas, amarronadas, suaves al tacto, planas y con los bordes bien delimitados. Suelen aparecer en la infancia (la genética juega un papel importante) y algunas se atenúan o incluso desaparecen a medida que vamos cumpliendo años. Aparecen en las zonas expuestas al sol, no solo en el rostro, también en brazos, manos, cuello y piernas y se acentúan con la exposición solar.

Muy habituales en pelirrojos o en pieles muy pálidas. Tener la piel y los ojos claros y además tener pecas, aumenta el riesgo de sufrir melanoma, así que la protección solar es absolutamente imprescindible en individuos de estas características.

Lunares o nevus

Del latín naevus, que significa ‘marca de nacimiento’. Son agregaciones de melanocitos, originalmente benignas, de color negro, tamaño y forma variable pero bordes bien definidos. Es habitual tener lunares en cualquier parte del cuerpo y su origen puede deberse a factores genéticos o ambientales. En relación a este último punto, es fundamental acudir al Dermatólogo si observamos algún cambio significativo o sospechoso. Recordamos la regla del ABCDE:

A: asimetría, cuando una mitad del lunar no se parece a la otra.

B: bordes, cuando son irregulares y poco nítidos.

C: color, cuando es irregular y alterna más de 3 colores diferentes, como el marrón, negro, azul o rojo.

D: diámetro, si es mayor de 6mm, no tiene porqué ser malo, pero debería ser valorado por un dermatólogo.

E: evolución, cuando se producen cambios en la apariencia de un lunar que ya teníamos, nos sangra, nos pica o si aparece alguno nuevo a partir de los 40 años.

 

Lentigos simples

Son manchas benignas con forma de lenteja (de ahí su nombre) con un color uniforme, que puede ir de marrón a negro. Similares a las pecas y a los lunares, pero son manchas distintas. Pueden aparecer en cualquier zona del cuerpo ya que no están relacionadas con la exposición solar. Sea su origen en la infancia o durante la edad adulta, permanecen estables para siempre.

 

Lentigos solares o seniles

Son manchas planas, de color pardo o negro, con bordes bien definidos. Pueden aparecer solos o en grupos. A diferencia de los lentigos simples, estos sí aparecen en zonas expuestas al sol (cara, escote y manos), por lo que es frecuente encontrarlos en aquellas pieles más maduras con una exposición al sol acumulada durante años.

 

Melasma/Cloasma

Al igual que las pecas, se produce por un aumento de la melanina, debido a factores hormonales o a la exposición solar. Cuando se produce durante el embarazo, se le llama Cloasma. De color marrón, claro u oscuro y bordes delimitados (si se encuentra en la epidermis) o grisáceo-azulado y bordes difusos (si se encuentra en la dermis). Muy habitual en mujeres de piel oscura, puede aparecer en el rostro pero también en brazos, cuello y escote. Se agrava con la exposición al sol y a la luz visible.

Cuando el melasma se sitúa en la epidermis, puede tratarse con tratamientos tópicos ad hoc y protección solar.

 

Hiperpigmentación Post-Inflamatoria (HPI):

Este término que Gema Herrerías ha visibilizado tanto se refiere al aumento de la producción o distribución anómala de melanina como resultado de un proceso inflamatorio. Está causada por lesiones de la piel que impliquen inflamación, como pueden ser acné, quemaduras, cortes, peeling químicos o tratamientos con láser, entre otros factores.

La piel se hiperpigmenta, una vez la herida ha cicatrizado. Puede ocurrirle a cualquier piel, aunque es más probable en las oscuras.

La HPI es temporal, el plazo necesario para su desaparición dependerá de la oscuridad de las zonas hiperpigmentadas en contraste con el tono normal de la piel: a mayor contraste, más tiempo se tardará en volver al tono original.

Aunque no sea su causante, la exposición solar puede agravar los síntomas.

Hipopigmentación

Otro motivo de por qué salen manchas en la cara en la hipopigmentación. Al contrario que la hiperpigmentación, la hipopigmentación ocurre cuando se produce un defecto en la producción de melanina, y se originan manchas claras.

Este grupo incluye una gran variedad de patologías y puede afectar a una sola área de la piel, a varias o ser generalizada, según sea su causa.

Las alteraciones más frecuentes se producen por enfermedades infecciosas o que cursan con proceso inflamatorio, por algunos procedimientos estéticos o por otras causas. Algunas enfermedades tumorales o autoinmunitarias también pueden desencadenar hipopigmentación de la piel.

A continuación, te mencionamos las más conocidas:

Vitíligo

Se clasifica dentro del grupo de los trastornos con despigmentación. Es el más común y representativo. Son máculas despigmentadas, como si fueran parches, localizadas en una sola zona del cuerpo o del rostro o de manera generalizada.

Puede aparecer a cualquier edad y en cualquier sexo.

Se desconocen cuáles son las causas que lo producen, aunque todo apunta a que sea una enfermedad autoinmune condicionada por algún tipo de alteración genética. También puede haber un componente hereditario que aumente las posibilidades de padecerlo.

 

Pitiriasis Alba

Se manifiesta con la aparición de manchas hipopigmentadas con una fina descamación. Algunos pacientes pueden experimentar picor, aunque no es estrictamente necesario que esto ocurra. En ocasiones, y si hay ausencia de picor, se confunde con vitíligo.

Las causas de su origen son desconocidas, aunque suele ir de la mano de pieles excesivamente secas y pieles atópicas y aparecer durante la niñez y adolescencia, raramente se observa en mayores de 16 años.

 

Pitiriasis Versicolor

A diferencia de la pitiriasis alba, la versicolor es una infección de la piel causada por hongos. Las lesiones que se producen cambian de color según la estación del año -originalmente son más amarronadas pero se vuelven blanquecinas tras la exposición solar- y también producen una leve descamación.

El hongo que la produce está naturalmente presente en la piel, pero algunos factores como el calor o la humedad, enfermedades como la dermatitis seborreica, el VIH o la diabetes, fármacos, productos cosméticos o factores genéticos pueden favorecer la proliferación del hongo y que el individuo desarrolle la enfermedad.

 

Hipopigmentación postinflamatoria

Si en el apartado anterior hablábamos de la hiperpigmentación, también existe la hipopigmentación. Se manifiesta como una o varias lesiones maculosas hipopigmentadas tras un proceso inflamatorio de la piel.

Puede aparecer tras el tratamiento o la desaparición espontánea de múltiples enfermedades, como psoriasis, dermatitis atópica o seborreica, pitiriasis versicolor, psoriasis, lupus eritematoso cutáneo y liquen estriado.

La repigmentación natural y progresiva puede tardar varias semanas en producirse o demorarse más tiempo.

 

Hay manchas que pueden mejorar mucho con cosmética ad hoc y tratamiento despigmentante en cabina pero otras necesitan diagnóstico y tratamiento dermatológico. Ahora que ya sabes por qué salen manchas en la cara, cuida tu piel y préstale la atención necesaria a cualquier mancha que aparezca. No solo por estética, también, y mucho más importante, por salud.

 

¡Hasta la próxima semana!

 

 

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *