masaje-facial-kobido

¿Qué es el masaje facial Kobido?

Los cuidados de belleza abarcan multitud de trucos, tratamientos y técnicas que nos ayudan a mantener una tez radiante sin necesidad de recurrir a los retoques de cirugía estética. Uno de estos métodos es el de los masajes faciales, cuyo objetivo es relajar la musculatura, reafirmar la piel al activar la producción de colágeno y mejorar el drenaje y la circulación sanguínea.

En el post de hoy nos vamos a centrar en un tipo muy concreto de masaje facial, que cada vez está más de moda. Nos referimos al masaje Kobido, también conocido como masaje japonés.

¿Qué es el masaje Kobido?

El masaje Kobido es una técnica japonesa que combina masaje y cuidado estético. Es un masaje estimulante del rostro, cuello, hombros y parte superior del pecho, conocido por su efecto rejuvenecedor. Esta técnica tradicional oriental se caracteriza por una combinación de movimientos rápidos, fuertes y rítmicos con masajes intensos y suaves. De esta forma, se estimula el sistema nervioso, se restaura la circulación de la sangre y el flujo linfático y se fortalecen y tonifican los músculos faciales. Además, es un método eficaz para eliminar las toxinas y exfoliar la piel.

Beneficios

Entre los beneficios del masaje Kobido, podemos destacar que aporta una gran relajación del sistema nervioso, por lo que es eficaz para reducir los efectos del estrés en el cuerpo, dolores de cabeza, insomnio y fatiga. El masaje de la parte superior de la espalda y el cuello también alivia la tensión muscular, abre las vías respiratorias y calma los hombros. A su vez, las técnicas de acupresión aplicadas en el cráneo y el contorno de los ojos alivian el dolor ocular y pueden reducir el dolor asociado con una mandíbula apretada, por ejemplo debido al bruxismo.

Al mejorar la circulación sanguínea en la zona facial, el masaje Kobido favorece la flexibilidad y tonificación de los músculos faciales, reduciendo así la aparición de líneas de expresión y arrugas. Esta irrigación de tejidos también ayuda a restaurar la luminosidad del cutis.

¿Cómo se realiza el masaje japonés?

Un masaje Kobido suele durar entre 50 – 90 minutos e incluye varios pasos distintos. El terapeuta primero relaja la espalda, los brazos y las manos, luego el cráneo y la cara con movimientos lentos y calmantes.

La técnica continúa con una serie de pellizcos muy rápidos en la cara, junto con movimientos de palpación y rotación. Luego, se incorporan elementos de shiatsu para actuar sobre los meridianos de la cara y el sistema energético del cuerpo, y finaliza la sesión haciendo rodar piedras de cuarzo a lo largo de ellos.

Contraindicaciones

Este tipo de masaje no está recomendado para mujeres embarazadas, personas que padecen cáncer o problemas cardíacos. En caso de pieles muy grasas o sensibles, sarpullido, cicatriz reciente o acné severo, los cuidados se realizarán con más suavidad o pueden estar contraindicados, según la gravedad de la afección.

Las contraindicaciones del masaje Kobido se extienden a las personas que hayan sufrido previamente una lesión en el cuello o tengan una hernia de disco deben consultar a un médico antes de recibir esta atención. Para permitir un tiempo de descanso a la piel del rostro, tampoco se recomienda combinar el masaje Kobido con otros tratamientos cosméticos como la inyección de botox o la electrólisis.

¿Dónde recibir un masaje facial Kobido en Madrid?

En nuestro salón de belleza Ángela Gómez hemos incorporado una carta de masajes terapéuticos entre los que se encuentra el masaje facial Kobido en Madrid. Te invitamos a que reserves tu cita mediante cualquiera de nuestros medios de contacto y experimentes la verdadera relajación facial, contrarrestando los efectos degenerativos del paso del tiempo y el estrés diario.

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.