Qué cuidados necesita una piel joven

Chicas, mi hija empieza a tener granitos.

Tengo que traeros a mi hijo Raúl, tiene muchísimos puntos negros.

 ¿Te suena familiar?

En la entrada de esta semana, te contamos cuáles son los aspectos básicos para cuidar de una piel joven.

Menos es más

Quizá tú sigas una rutina súper completa con toda clase de activos transformadores y se te pongan los pelos (y el bolsillo) de punta pensando en que tienes que replicar lo mismo para tu hijo.

O quizá no sigues ninguna rutina de cuidado, o te aplicas cada vez una cosa distinta, y estás perdido en cuanto a qué es lo que necesita una piel adolescente.

Sea cual sea tu caso, la buena noticia es que la rutina para cuidar de una piel joven ha de ser sencilla y basarse en 3 pilares: limpieza, un producto que ayude a controlar la producción de grasa y las imperfecciones, y FPS (Factor de Protección Solar). Listo.

Piel sin imperfecciones

Si en la piel de tu hijo no hay rastro de granitos ni de puntos negros (o le sale alguno puntual de pascuas a ramos que desaparece enseguida), la rutina se simplifica al mínimo.

Por la mañana: limpieza + FPS.

Por la noche: limpieza + hidratación si nota la piel tirante/seca.

Piel con imperfecciones (granitos y/o comedones abiertos o puntos negros)

Si en la piel de tu hijo comienzan a aparecer los típicos granitos o puntos negros, es momento de introducir algún activo que ayude a controlar el sebo.

Por la mañana: limpieza + ácido salicílico + FPS.

El ácido salicílico es un beta-hidroxiácido con propiedades queratolíticas. Reduce la hinchazón, el enrojecimiento y facilita la limpieza del poro.

En cuanto al FPS, es imprescindible, también en pieles con granitos, sobre todo si aplicamos activos que actúan sobre la capa córnea y que pueden dejar la piel algo más vulnerable y expuesta a la radiación solar. Escoge fórmulas ligeras e indicadas para cuidar de una piel joven.

Por la noche: limpieza + activo que ayude a controlar la producción de grasa a mejorar la textura y corrija imperfecciones (salicílico, glicólico, azelaico o niacinamida). Hay fórmulas que combinan varios de estos ingredientes para que actúen en sinergia.

Pieles con acné

Si no hablamos de granitos o de puntos negros, sino de comedones cerrados, abundantes, inflamados o con quistes, es momento de tomárselo en serio.

Nuestra recomendación en casos pieles con acné es que no lo subestimes ni le quites importancia, y que pongas a tu hijo en manos de un dermatólogo lo antes posible.

Un acné mal tratado o tratado demasiado tarde puede dejar marcas o cicatrices que luego costará muchísimo quitar (algunas se quedarán ahí para siempre). Quizá sea necesario que le prescriban Isotretinoina oral y/o que se combine con otros tratamientos dermatológicos.

Tratamiento en cabina

Las pieles jóvenes se benefician de higienes faciales periódicas que, aunque no sustituyen la rutina diaria, ayudan a realizar una limpieza más profunda y específica.

En líneas generales, siempre recomendamos realizar una higiene facial profesional en cada cambio de estación, aunque dependiendo de cada caso, será necesario repetirla con una frecuencia mayor.

Un buen diagnóstico, previo al inicio de cualquier tratamiento, será el que determine la pauta más adecuada a seguir.

En resumen: el correcto cuidado de la piel desde adolescentes y edades más tempranas nos ayudará a prevenir futuras patologías y a mejorar considerablemente su calidad a medio y largo plazo.

Recuerda que si tienes cualquier duda sobre cómo cuidar una piel joven, estaremos encantados de atenderte en cualquiera de nuestros canales de Contacto.

¡Hasta la próxima entrada!

 

 

 

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *