tratamientos aptos para verano

5 tratamientos faciales que sí puedes hacerte en verano

¿Puedo hacerme tratamientos faciales en verano? ¿Cuáles? ¿Tengo que tener alguna precaución si quiero exponerme al sol y realizarme un tratamiento facial? 

En la entrada de esta semana te contamos 5 tratamientos faciales que sí puedes hacerte en verano y lo que tienes que tener en cuenta antes y después de su realización. 

Higiene facial

La conveniencia de realizar o no una higiene facial en verano dependerá mucho del estado de tu piel en el momento del tratamiento: 

  • Si ya estás exponiéndote activamente al sol, cloro o agua de mar, notas tu piel acartonada y tirante, estás bronceado -o peor, quemado-, no es la situación idónea para realizarte una higiene facial ‘tradicional’, puesto que el uso de determinados activos -como los exfoliantes- y la extracción de impurezas, tendrán un efecto contraproducente y perderás todos los beneficios que te aportaría este tratamiento en cualquier otro momento.

 Si este es tu caso, acude a tu especialista de confianza para que ponga en marcha un protocolo calmante y regenerante, respetuoso con el estado de tu piel y orientado a devolverle el equilibrio y favorecer su humectación/hidratación. 

  • Si solo te has pegado algún baño puntual en la piscina/mar y el único sol que ha recibido tu piel es el ‘rutinario’, sin exponerte activamente, sí puedes realizarte una higiene facial, con la recomendación de que dejes pasar un mínimo de 24h antes del tratamiento para asegurar que la piel está calmada, y al menos otras 48h antes de volver a zambullirte cual sirena/o. Y que siempre siempre siempre apliques FPS50+. 

Masaje Kobido + radiofrecuencia

La radiofrecuencia no está contraindicada durante el periodo estival y si la combinamos con masaje Kobido, estaremos recibiendo un tratamiento reafirmante maravilloso. 

Si durante tus vacaciones tienes mayor disponibilidad de la habitual, puedes aprovechar la oportunidad para realizar sesiones con mayor frecuencia y alucinar con los efectos acumulativos de estos dos tratamientos. En este post te contamos cuáles son los beneficios de la radiofrecuencia facial. 

Antioxidantes tópicos

Seguro que has oído que la vitamina C es antioxidante, ¿pero sabes exactamente para qué sirve esta propiedad?

Los antioxidantes actúan como neutralizantes de los radicales libres, unas moléculas de oxígeno muy reactivas que son resultado de las distintas reacciones bioquímicas que se producen en nuestro cuerpo. 

Los radicales libres son inherentes a la vida, pero han de ser controlados para evitar que se produzca un desequilibrio entre su producción y la capacidad del cuerpo para neutralizarlos. Hay factores externos como la radiación solar, el tabaco, la contaminación o la dieta que favorecen y aumentan la producción de radicales libres. 

Cuando este equilibrio se rompe, los radicales libres afectan a las membranas celulares, a las proteínas y al ADN. Este proceso se conoce como estrés oxidativo, y es causante del envejecimiento prematuro de nuestra piel, entre otras cosas. Si quieres saber más acerca de los radicales libres, te recomendamos este post interesantísimo de Eucerin. 

Para qué sirven

De ahí, la acción necesaria de los antioxidantes como potentes herramientas neutralizadoras de los radicales libres. El cuerpo tiene sus propios mecanismos para producirlos, pero también puedes reforzarlo mediante la aplicación de antioxidantes tópicos: la vitamina C, la vitamina E o la vitamina A y derivados (los famosísimos retinoides) son algunos de ellos. 

Entre sus múltiples súper poderes, los antioxidantes actúan contra los radicales libres, estimulan la síntesis de colágeno y elastina, son anti-inflamatorios y ayudan a prevenir la aparición de manchas.

¿Puedo usar antioxidantes en verano? La respuesta es sí, teniendo en cuenta una serie de condiciones:

  • Dependiendo del tipo de antioxidante, será más recomendable aplicarlo por la mañana o por la noche. No olvides que, si lo haces por la mañana, debe ir acompañado de FPS50+, puesto que los antioxidantes no protegen de los daños directos del sol. 
  • Dependiendo del tiempo que lleves utilizándolos (en el caso de los retinoides) y del plan de vacaciones que tengas, podrás seguir con tu rutina en verano o será más recomendable que esperes. 

Rellenos con Ácido Hialurónico

Aunque, afortunadamente, la naturalidad en este tipo de tratamientos está a la orden del día y el post-tratamiento suele ser muy llevadero, es muy probable que experimentes algo de inflamación y/o hematomas tras un relleno con Ácido Hialurónico.

Por eso, quizá te estés planteando esperar a tener unos días de vacaciones, en los que puedas minimizar el contacto social, como momento idóneo para realizarlo. Y ahí viene la pregunta…

¿Puedo hacerme un relleno con Ácido Hialurónico en verano? La respuesta es, de nuevo, SÍ.

Solo has de tener en cuenta que, como hemos mencionado, es muy posible que experimentes inflamación transitoria en la zona del relleno, por lo que la recomendación es evitar temperaturas elevadas durante los primeros días y esperar a la reabsorción total, en caso de aparición de hematoma, antes de exponerte de nuevo al sol.

Si tienes que salir, aplica FPS50+ en la zona y protégela del sol. Y no olvides: cualquier factor externo que favorezca el envejecimiento de la piel hará que tu relleno dure menos tiempo.

Toxina botulínica

La toxina botulínica, conocida popularmente como Botox® (nombre comercial de una marca de toxina botulínica), es el tratamiento más demandado durante todo el año, y, aún más si cabe, en los meses de verano, para prevenir y corregir las arrugas de expresión que surgen ante una mayor exposición solar.

La exposición solar tras un tratamiento con toxina botulínica no está contraindicada, aunque la recomendación es proteger siempre la piel, tanto con FPS50+ como con elementos de protección física -gafas o sombreros-, ya que un exceso de sol provocará el envejecimiento prematuro de la piel, además de reducir el efecto del tratamiento. (Son las mismas recomendaciones para cuidar tu microblading/micropigmentación en verano).

Estos son algunos consejos más, relacionados específicamente con la rutina estival:

  • Evitar altas temperaturas al menos en las 24h siguientes a la infiltración para no favorecer la vasodilatación.
  • No utilizar gafas de bucear o cualquier otro elemento que apriete la zona.
  • Espaciar el tratamiento unos días si tienes previsto viajar en avión, especialmente en vuelos largos (más de 3h), ya que la presión puede afectar al resultado.

Esta es nuestra propuesta de 5 tratamientos faciales que sí puedes hacerte en verano. Usa el sentido común e infórmate de todo lo que tienes que tener en cuenta antes de realizar cualquiera de ellos y…¡a disfrutar del verano, y de la belleza 😉!

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *