cejas-perfectas

Trucos para lucir unas cejas perfectas

Las cejas siempre han estado de moda. Finas como hilos, con una densidad estándar o “asalvajadas”, han sido uno de los elementos asociados históricamente a la belleza y que han pasado por diferentes modas. Al principio, solo éramos las mujeres las que les prestábamos atención. Pero desde hace unos años, y cada vez más, los hombres vienen pisando fuerte. En la entrada de esta semana te contamos cuáles son los trucos para lucir unas cejas perfectas.

Las pinzas, en el fondo del cajón

¿Quién no tiene unas pinzas -algunos más de unas, incluso – en su fondo de neceser?

Que levante la mano quien no haya experimentado esa peligrosa inercia de “solo me voy a quitar unos pelillos que sobran”, que se te vaya de las manos y acabes lamentándolo.

Cejas desiguales, cortas o con calvas: estas son algunas de las consecuencias de una depilación excesiva o inadecuada. Muchísimos de los casos que atendemos en nuestro salón están provocados por haberse depilado más de la cuenta. Si ha ocurrido solo algunas veces, no tienes que preocuparte, el pelo volverá a salir. Pero un mal hábito prolongado en el tiempo puede desencadenar que aquellas zonas que han quedado despobladas…sigan así para siempre.

Deja el diseño de cejas para los profesionales. Utiliza las pinzas solo para “limpiar”, o lo que es lo mismo, quitar todos aquellos pelitos pequeños y dispares que salen muy por debajo de la línea de las cejas o en el entrecejo. Cualquier pelo que te produzca dudas…déjalo. La sabiduría es popular y el dicho de “Mejor que sobre que falte” cobra todo su sentido en este caso.

Diseño de cejas, tu gran aliado

Un buen diseño de cejas es fundamental si quieres lucir unas cejas perfectas.

El objetivo de esta técnica es conseguir una mirada natural, bonita y que sea acorde a tus rasgos y configuración facial. Para realizarlo, además de la forma de tus cejas, también se tienen en cuenta el tono y subtono de la piel o el color del cabello.

Lo ideal es que acudas a tu centro de diseño de cejas una vez al mes, sobre todo al principio. Si asistes regularmente, además de evitarte la tentación de coger las pinzas, podrán ir diseñando tus cejas de manera progresiva y hacer un seguimiento, ajustándose a los avances que se vayan logrando. No subestimes el poder de un buen diseño de cejas: los cambios son sorprendentes.

Si usas tinte, que sea especial para cejas

Si te tiñes las cejas en casa, utiliza un producto específico para las cejas. Están formulados para ser respetuosos con esta zona más delicada y cercana a los ojos.

Si es la primera vez que lo usas, no te olvides de seguir al dedillo las indicaciones de aplicación. Escoge un tono adecuado: si no sabes cuál, empieza por uno que sea entre 1 tono y medio o 2 tonos más oscuros que tu color de cabello.

Si prefieres dejar “la operación” en manos de un profesional, el tinte es uno de los servicios que forman parte del diseño de cejas. Además, un profesional tendrá en cuenta no solo el tono más adecuado para tus cejas, sino también el matiz, frío o cálido, para conseguir un acabado perfecto.

El tinte de cejas es una herramienta estupenda, no solo para teñir canas, sino también para dar uniformidad, reforzando zonas más despobladas o con calvas, crear sensación de mayor espesor, para resaltar cejas muy claritas o darle más power a unas cejas oscuras. Las posibilidades son infinitas.

Si quieres unas cejas perfectas, tienes que usar el lápiz

¡Piérdele el miedo al lápiz de cejas!

Es perfecto si quieres rellenar alguna zona menos poblada o darle un aspecto más potente a tus cejas. Solo tienes que escoger un tono idéntico al de tus cejas, para que se integre a la perfección.

Fíjate en la dirección que sigue el pelo en la zona que quieres rellenar, e imítala. Realiza trazos firmes y, si ves que se te ha ido un poco la mano, difumina un poquito con el dedo (esta es la filosofía de la técnica shading de cejas).

Hay distintos formatos y maneras de aplicarlo: existen algunos productos en el mercado dotados de pinceles que permiten una definición excelente. También los tienes con acabado waterproof. Estos solo te los recomendamos si ya tienes experiencia y pericia a la hora de dibujar los pelitos. Si es la primera vez que usas un lápiz de cejas, te sugerimos que pruebes con uno que se elimine fácilmente con agua 😉

Péinalas y…¡fíjalas!

Si las cejas también son pelo…¿por qué no peinarlas? Puedes usar un goupillon (como los de las máscaras de pestañas o los que se usan para peinar las extensiones de pestañas) o un peine especial para cejas. Peinarlas hacia arriba te dará un look natural y desenfadado.

Después de peinarlas, ¡fíjalas! Tradicionalmente se ha usado para ello laca o productos de fijado para el cabello, pero nuestra recomendación es que acudas, una vez más, a productos formulados específicamente para el pelo de las cejas. Existen infinidad de máscaras de cejas con formato gel y sencillísimas de aplicar y que mantendrán tus cejas perfectas y en su sitio durante horas.

¿Cejas rebeldes? Alisado de cejas

Si tienes unas cejas especialmente rebeldes, con el pelo ondulado o algún remolino, el alisado de cejas será tu mejor amigo.

Como su propio nombre indica, consiste en la aplicación de un gel específico para alisar las cejas y peinarlas de forma “permanente”. El efecto del alisado se prolonga durante un mes, aproximadamente.

También habrás oído hablar del laminado de cejas, que es una variante del alisado, pero cambiando el efecto final -con el laminado, las cejas quedan peinadas hacia arriba-

Ya escojas alisado o laminado, sí que te recomendamos que lo realices en un salón profesional, para asegurarte de que el procedimiento se realiza de forma correcta y con un resultado satisfactorio.

Con todos estos trucos, ya no tienes excusa para lucir unas cejas perfectas.

Recuerda que si tienes cualquier duda o consulta, puedes contactarnos en cualquiera de estos canales.

¡Hasta pronto!

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *