Tratamientos para embarazadas

¿Qué tratamientos estéticos son aptos para embarazadas?

Existen muchas dudas acerca de qué tratamientos estéticos e ingredientes cosméticos pueden utilizarse en el embarazo, la mayoría de ellas surgen por el desconocimiento de qué puede ser perjudicial y qué no.

Por esta razón, en este artículo os contamos un poco más acerca de qué tratamientos estéticos son aptos para embarazadas, así como los cuidados o productos que se pueden aplicar.

El cuidado y el embarazo

Cada embarazo es distinto, incluso para una misma mujer, y si preguntas acerca de la experiencia, cada una te dará una visión única y diferente.

Lo que sin duda es común para todas es que se trata de una fase en la que el cuerpo y, cómo no, la piel pasan por muchos procesos y transformaciones, debido a los cambios hormonales. Por ello, durante esta etapa toda atención y cuidado serán bienvenidos, aunque es recomendable tener claro qué tratamientos son apropiados y cuáles se han de evitar.

Antes de la realización de cualquier tratamiento será primordial consultar con un especialista (a poder ser, la persona que esté realizando el seguimiento del embarazo) para que realice un diagnóstico previo y pueda estudiar qué tratamientos serían los indicados en cada caso. 

Una vez tengamos esto claro, será necesario seguir con el mantenimiento de forma continua en casa y agregarlo a la rutina de cuidado corporal y facial, con productos indicados para ello. 

Ingredientes aptos durante el embarazo

Entre los ingredientes que sí se pueden usar en esta etapa destacamos:

  • Filtros UV: el uso de protección solar de amplio espectro también es altamente recomendable durante el embarazo (debido a la alta sensibilidad de la piel en estos meses), para evitar posibles manchas o incluso cáncer de piel. Por ello, es aconsejable la aplicación de protección solar (FPS 50+) en todas las zonas expuestas al sol y evitar largas exposiciones, sobre todo en las horas solares más intensas. Se recomiendan los filtros minerales, también llamados físicos, por ser hipoalergénicos.
  • Dihidroxiacetona o DHA: esta sustancia suele aparecer en productos como los autobronceadores y es un ingrediente apto durante el embarazo.
  • Ácidos salicílico y azelaico: indicados para el cuidado de la piel con tendencia acneica, son productos que no producirán problemas en el embarazo siempre que se haga un uso moderado y limitado de los mismos (especialmente el ácido salicílico, que debe ser aplicado en áreas pequeñas).
  • Peróxido de benzoilo: es un fármaco totalmente seguro durante el embarazo y está indicado para tratar de forma eficaz el acné, que puede agravarse por el cambio hormonal de este periodo.

Ingredientes y prácticas a evitar durante el embarazo 

Es fundamental aclarar que los cosméticos son productos seguros también durante el embarazo, ya que no llegar a penetrar tanto como para introducirse en el torrente sanguíneo, pero dado que, por cuestiones éticas, no se realizan estudios en embarazadas, la precaución y la prioridad en asegurar la salud tanto de la madre como del feto desaconsejan el uso de algunos de ellos.

Estos son algunos de los ingredientes y tratamientos que están contraindicados durante el periodo de gestación:

  • Retinoides: especialmente los orales, como la isotretinoína, y por precaución también los tópicos, como el ácido retinoico o el retinol. Son ingredientes que pueden causar malformaciones congénitas -la llamada teratogénesis– bioquímicas o funcionales, durante el embarazo, así como efectos neuropsiquiátricos en la madre.
  • Aceites esenciales: dada su alta penetración, están contraindicados, sobre todo en el primer trimestre del embarazo. en especial los que contengan cetonas monoterpénicas, ya que pueden provocar alteraciones en el feto e incluso podrían llegar a tener un efecto abortivo. 
  • Hidroquinona: tampoco es un producto recomendado durante el embarazo, debido a su alta absorción sistémica. Tiene sentido, teniendo en cuenta que se trata de una sustancia despigmentante utilizada para tratar alteraciones en la pigmentación de la piel. 
  • Cafeína: está desaconsejada, sobre todo en grandes cantidades, utilizada tanto por vía oral como su aplicación en la piel para el tratamiento de la celulitis. 

Si hablamos de los tratamientos estéticos para embarazadas que se deben evitar, serán aquellos en los que se utiliza aparatología o productos que pueden crear efectos adversos y perjudiciales para ambos, entre los que encontramos: tratamientos láser y de radiofrecuencia, peeling químicos, cavitación o tratamientos de ultrasonidos, entre otros.

Tratamientos aptos para embarazadas disponibles en EDLM

En nuestro Salón disponemos de tratamientos que se pueden realizar con seguridad durante el embarazo, y que van a ayudar a cuidar la piel y producir ese efecto terapéutico tan necesario durante estos meses. Entre ellos. destacamos:

Higiene facial

Durante los meses de embarazo y en especial durante el segundo trimestre de gestación, la piel pasa por muchos cambios debido a la alteración producida por las hormonas, lo que puede hacer que tengamos mayor tendencia a una piel seca o grasa, dependiendo de cada caso.

Por ello, las limpiezas faciales son perfectas para hidratar la piel y darle la luminosidad que necesita. En EDLM diagnosticamos, limpiamos, exfoliamos la piel aplicando productos personalizados según el estado y tipo de piel.

Para este y cualquier otro tratamiento es necesario un estudio y diagnóstico previo de la piel.

Diseño de cejas

Las cejas tienen un gran protagonismo e influencia en el conjunto de nuestros rasgos faciales. La alteración de hormonas que se produce durante el embarazo también afecta al crecimiento del vello facial y corporal, y en consecuencia, a la apariencia de nuestras cejas, pero podemos mantenerlas bonitas y bien cuidadas recurriendo a un diseño de cejas profesional.

Las sesiones incluirán moldeado con pinza, recortado con tijerita y henna natural (su uso es apto durante el embarazo).

Maderoterapia

La maderoterapia corporal es una técnica de masaje que emplea utensilios tallados en madera, diseñados para adaptarse a los contornos del cuerpo. En el tratamiento de maderoterapia para embarazadas se adapta el protocolo: no se trabaja el abdomen y nos centramos en otras áreas como las piernas o los glúteos.

La maderoterapia tiene multitud de beneficios para la embarazada: mejora la circulación sanguínea y linfática, actúa contra la celulitis y la retención de líquidos tan característico en esta etapa.

Como ves, es perfectamente posible seguir cuidándonos durante los meses de embarazo: tan solo hay que ponerse en manos de profesionales cualificados que sepan darnos las pautas de qué es lo recomendable para una rutina de belleza productiva a la par que saludable.

No olvides que puedes ponerte en contacto con nosotros si necesitas resolver cualquier duda.

¡Hasta la próxima!

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.