3 aspectos que debes plantearte antes de iniciar un tratamiento de Microblading

La información es poder, y disponer de ella también es fundamental antes de realizar cualquier tratamiento estético.

En la entrada de esta semana te hablamos de 3 aspectos esenciales que debes plantearte si estás valorando comenzar con un tratamiento de Microblading.

1. ¿Es el Microblading la única solución para mis cejas?

Hazte esta pregunta y responde a ella con total sinceridad: ¿creo que existiría la posibilidad de mejorar el aspecto de mis cejas si dejo de depilarme por mi cuenta y me pongo en manos de profesionales?

Si la respuesta es que sí, ¿estoy dispuest@ a iniciar un tratamiento cuyos resultados no son inmediatos y que requiere de tiempo y paciencia o, por el contrario, no quiero esperar y necesito resultados ya?

Si has respondido “sí” a las dos preguntas, quizás puedas conseguir resultados con un buen protocolo de Diseño de cejas.

Si tu respuesta ha sido “no” al menos a una de las dos preguntas, podrías ser candidat@ para Microblading.

2. ¿Qué expectativas tengo del tratamiento?

Esta es una parte fundamental, la gestión de las expectativas.

Ya lo hemos comentado en post anteriores: el Microblading es una técnica muy válida y que mejora exponencialmente el aspecto de las cejas, con resultados realistas y naturales, pero no es una ciencia exacta ni en la que se puedan asegurar resultados, a pesar de la pericia del profesional o del correcto cuidado por parte del cliente.

Tampoco es una técnica con la que se puedan “hacer milagros”: hay que contar con la base de la que se parte y realizar las mejoras partiendo de ese punto. Por hacer una analogía, es como ir a la peluquería y pedir que te realicen un peinado concreto, enseñando una foto de la actriz de moda: dependiendo de cómo sea tu cabello -cantidad, longitud, calidad, etcétera- será posible conseguir un resultado similar o se tendrán que hacer algunas adaptaciones.

Por eso, antes de iniciar un tratamiento de Microblading es necesario que te hagas las siguientes preguntas:

¿Soy consciente de que Microblading es una técnica de maquillaje semi-permanente, y que por tanto, la fijación final del pigmento no es previsible ni controlable, sino que depende de cuestiones variables como el estado de la piel o factores hormonales?

¿Asumo la posibilidad de que quizá mi fijación sea baja, y que si esto ocurriera tendría que realizar repasos de manera más frecuente que otras personas para que la fijación del pigmento sea más duradera?

¿Tengo conocimiento de que Microblading no es un tatuaje, sino un dibujo en la epidermis, y que es posible que con el paso del tiempo el pelo a pelo difumine un poquito?

¿Entiendo que mi fisonomía (mis rasgos, volúmenes faciales, etc.) van a determinar el diseño adecuado para mis cejas y que un buen profesional jamás me hará nada que no sea acorde a estos factores, aunque yo se lo pida?

En caso de ser consciente de todos estos aspectos, ¿estoy dispuesto a empezar este tratamiento sin frustrarme si ocurrieran alguna de estas cosas?

Si la respuesta a estas preguntas es que sí, ¡adelante con ello!

3. ¿Puedo hacerme un tratamiento de Microblading durante el embarazo?

Es un factor que muchas veces no se prevé ni se tiene en cuenta, pero que también es importante.

No se recomienda la realización del tratamiento si estás embarazada o dando el pecho.

Si quieres comenzar con Microblading y el embarazo entra dentro de tus planes a corto plazo, es importante que planifiques el comienzo del tratamiento teniendo en cuenta los plazos, tanto de la primera sesión como del repaso/s, para realizarlos con la máxima seguridad y tranquilidad.

Si ya estoy embarazada, ¿cuándo sería un buen momento para comenzar con Microblading?

Tendrás que esperar hasta finalizar el periodo de lactancia: pasados de seis a nueve meses es posible que ya estés lista para una primera sesión de Microblading.

En cualquier caso, siempre aconsejamos que, si estás embarazada o dando el pecho, consultes con tu médico antes de iniciar un tratamiento. El bienestar y la salud de tu bebé han de ser la prioridad. Y ante cualquier duda, te recomendamos esperar.

Además, tus hormonas tienen un papel fundamental en la correcta fijación del pigmento, y quizá este periodo ni los meses siguientes sean los más idóneos para comenzar con un tratamiento de Microblading.

Esperamos que esta entrada te haya sido de utilidad y te haya ayudado a tomar una decisión.

Y recuerda, si tienes cualquier duda adicional, estaremos encantados de ayudarte. Puedes contactar con nosotros en cualquiera de estos canales.

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *